Caramelos para la garganta

Estoy en un estudio de radio con un grupo de operadores. Leo Vélez está sentado a mi lado intentando editar unos archivos de voz pero falta una parte y no la podemos encontrar por ningún lado. Buscamos y buscamos pero no aparece. Estamos preocupados pero por suerte yo tengo un paquete lleno de caramelos para la garganta. Hay de propóleo, de miel, de miel y menta y unos de tomillo. Si juntás dos y los ponés en un vaso con soda, obtenés una Tv-dinner pero si metés tres en el microondas, te sale un café con leche con espuma. Riquísimo.
También tengo un bolso gigante lleno de cacerolas de colores Lafont, de esas que usa Narda Lepes en su programa. Es mi cumpleaños y voy con todo eso a Plaza de Mayo. Mi tía me trae un regalo y una coca cola. Yo cierro los ojos imaginando un sobre con dólares. Cuando los abro encuentro un pijama celeste y blanco.

Advertisements