Shakira

Llego a mi casa y me encuentro a mi padre lijando las paredes del escritorio junto a Sandra Capel. Como no entiendo nada, le hablo directamente a ella: “ey, Capel, tanto tiempo. ¿Qué hacés lijando las paredes de mi casa? Lo voy a tuitear… tengo que contar que estás acá”. También hay un bebé recostado sobre una biblioteca escuchando un disco muy extraño de Shakira. Me empieza a doler la cabeza y alguien que no conozco me ofrece un tetralgin. Todo eso que pasa es realmente muy fuerte. Presa de un delirio místico, decido refugiarme en un cuarto lleno de discos salvadores de Tom Petty pero el poder maligno de la voz de Shakira logra hacerme daño a pesar de todo. Enciendo la tele y aparecen Tom y Mike Campbell dando un mensaje solidario que no logro descifrar.
Por las dudas y aunque no sé manejar, me subo al auto, pongo primera y me voy.
Casi estoy en una roadmovie pero no.
Ahora parece que vivo en una chacra hermosa de Olivos. Hay patos, conejos, ovejas y un perro medio lobo que se cree gato. También están el Amtommio y Sr.Oli jugando con unas ratas de peluche. Tomo té sentada en el pasto pero a lo lejos se la escucha a ella junto a sus amigos Juanes, Diego Torres y Fer de Maná, haciéndose los Traveling Wilburys. Voy a morir.

Ethan Hawke es de San Fernando

Camino con Ethan Hawke por el Puerto de Olivos. Me habla de las épocas en que remaba en el Tigre, del colegio en “SanFer” y de la tarde en que se hizo canillita. Yo estoy asombrada porque no sabía que él había ido a la escuela ahí. Entonces le confieso que tuve un novio que vivía cerca de la estación y comenta: “ah, mi compañero de banco”. Muy inquieta ante todo aquello que me dice, decido hacerle un cuestionario para comprobar que no se trata de un falso Ethan Hawke pero todas las preguntas que se me ocurren tienen que ver con el municipio de San Isidro, con lo cual él no sabe qué responder. Acto seguido y luego de tomarme un antitusivo con jugo de naranja, me pongo a googlear su biografía y descubro que alguien publicó la novela de Antonio Gasalla en internet y salgo corriendo a contarle la novedad a mi papá que está nadando en la pileta de la Quinta Presidencial.