En la Walkiria

Estoy durmiendo la siesta y de pronto suena el teléfono. Atiendo y es Marty Scorsese que está en medio de la pre producción de The Departed II y quiere que lo contacte con Pablo Bricker para que sea el narrador de la película. Busco mi agenda pero está completamente vacía y le echo la culpa al Feng Shui. Entonces le recomiendo que lo agregue al facebook. “Decile que yo te recomendé”, le sugiero. Pero el gran problema es que Marty no tiene facebook y quiere venir a mi casa para que le ayude a abrir una cuenta. Ay Dios. Nos juntamos en el bar que está en Maipú y Villate y mientras nos tomamos un café con leche, le ayudo a sacar su cuenta. A la media hora ya tiene más contactos que Lito Cruz. En un momento peleamos porque quiere poner una foto de Oliver Stone de avatar y yo le digo: “te van a escupir, no te hagas el canchero”. Al final termina eligiendo una foto del Oso Bernardo y robándose mi sandwich de queso.

Advertisements

El coctel

Llego a la presentación del libro de una locutora muy famosa de radio y televisión. Me toca cubrir el evento para el programa de Jorge Rial ya que es todo muy “Sex and the city”. Hay bastante gente pero todavía no han llegado las celebridades y según me informan, la “red carpet” aún está sin estrenar. Me acerco a la barra donde un elegante Marcelo Polino me pregunta hasta qué hora pienso quedarme. La verdad es que no lo tengo decidido aún, pero para no arriesgarme demasiado le digo: “sólo 1 hora, marce”. Me pide la credencial, verifica mi nombre y se va a consultar algo con Marcela Tauro al fondo. Finalmente me dice: “Sos invitada sin derecho a coctel, querida”. Yo lo miro con el ceño fruncido porque me parece muy injusto todo aquello y me voy. En el camino me encuentro a mi amigo Pablo Bricker que está cubriendo el evento para MEGA. Hablamos de las complicaciones del tránsito a la hora de ir a sacar entradas para el cine y nos despedimos con un abrazo fraterno y un vale para un nesquik en el bar de Manucho, el lugar de las estrellas.