Chacarita

No paro de llorar, estoy sumamente angustiada y mi primo Daniel me regala 20 kilos de laja marplatense para que construya una chimenea. Lo miro fijo durante un rato y comprendo que es el mejor regalo que he recibido en toda mi vida. Cajas y cajas de laja para la construcción de un invierno soñado y maravilloso. Entonces llamo a mi arquitecto para que empiece a trabajar rápidamente. Mi primo me dice que las lajas son para vivir siempre en el mar aún en invierno y acto seguido me invita a la cancha. Yo acepto feliz pero la cancha queda en Nuñez y Chacarita ya no es más el club de mis sueños sino que es River Plate. Jerry Seinfeld que está cortando los cristales de sus anteojos con un cuter sin filo me dice que tengo que acostumbrarme a la vida; que estas cosas me van a pasar siempre. Sonreímos.

Advertisements