Playas

Con Sebastián Liverani coincidmos en el show que David Letterman tiene en la MTV. La escenografía está totalmente renovada ya que parece más una viñeta de Robert Crumb que un estudio de televisión. Me alegro y no digo mucho más. Pido un vaso de agua y le explico al productor que no estoy muy segura de querer salir en cámara. Nadie me escucha porque de pronto estoy sentada en el sillón, hablando de Cariló. Sebastián comenta cosas tan maravillosas sobre ese balneario que David se inspira, compone una canción y la canta junto a Ryan Adams en guitarra y coros. El público está afiebrado de la felicidad y pide nuestro propio show de radio.

Inmediatamente salimos por internet con el auspicio de una empresa de micros muy conocida. El operador nos recibe con un tema de David Bowie, 10 pasajes a la costa y una carta de un oyente. El que nos escribe es el vecino de mi amiga Maia para contarnos una historia muy conmovedora sobre Villa Gesell y nos manda fotos de Jorge Serrano haciendo banquitos junto a sus perros de mar. Todos aplauden. Nosotros tomamos té y nos secamos las lágrimas.

Advertisements

Picada de hongos

En casa se corta la luz y sólo hay velas encendidas. Igual es extraño porque a mí me asustan mucho los cortes de luz y en este caso me siento tranquila. Están algunos de mis amigos charlando en el living. Yo paso por ahí, los veo, les sonrío y sigo caminando hasta la cocina sin tropezarme. Entonces me encuentro con Gabriel, que como siempre está vestido de Indiana Jones y en sus manos lleva una picada de hongos. Quiero saber por qué no hay queso gruyere y me responde que no nos da el presupuesto para tanto. Abro la heladera y le muestro mi colección de quesos y él responde que los quesos no se guardan en la heladera y que ya no sé distinguir entre un cheddar y una botella de agua mineral.
Por fin dejo atrás todo aquello y escucho la voz de Jorge Serrano cantando boleros hasta que el Amtommio me clava su mirada felina y del susto me hace volver a la realidad y así.