Melodrama

Conozco a Douglas Sirk durante un ciclo de “melodrama” en la casa de Evangelina Larupuze. Él llega con una caja enorme de pañuelos descartables y nos saluda. “Soy el señor Douglas Sirk”, nos dice y yo lo miro frunciendo el ceño mientras Evangelina nos muestra encantada unos programas con los títulos de las películas que estamos por ver. De pronto suena el teléfono y es el negro Albornoz con una propaganda del Banco Francés. Ponemos el altavoz para poder saludarlo entre todos pero el mensaje queda tildado en “presione 1” y Sirk se pone tan nervioso que tenemos que cortar la comunicación. Ahora él y Evangelina hablan en chino con total fluidez y deciden armar unos programas sobre el manejo de la notebook para gente sin memoria mientras yo tomo un vaso de sprite con lima, que al parecer (según me informan) es la única sprite con lima que queda en el mundo. fin.