repollitos de bruselas

Voy a las oficinas de Canal 13 a ver qué novedades tienen para mí y de paso a preguntar el precio de los repollitos de bruselas. Imagino que pueden llegar a ser ricos y tengo una nueva receta que deseo probar. De paso por la cafetería, me encuentro con Pablito Codevilla y mi amiga Carolina de Michele que están solucionando algunos temas tipográficos. Ambos me saludan y me informan que Alfredo (el hombre con la cara de Buster Keaton) se fue a vivir a Grecia. Yo les grito: ¡Mienten! pero ellos insisten con el tema. Yo no comprendo cómo fue que ocurrió esto ya que hace unas horas lo leí tuiteando desde Buenos Aires. Además pienso que de haberse ido así de golpe, al menos podría haberme avisado por mail. Prendo la televisión que está en la cafetería que da a Cochabamba y lo veo, de lo más campante, tuiteando desde allá. A todo esto, el rating de no sé qué programa no está funcionando y yo tengo que ir a revisar esas cuestiones con el chico del video club de mi barrio que se parece mucho a Mex Urtizberea. Reviso las planillas y veo que el sistema de mediciones se llama “Pablo Oriel”, igual que un amigo mío. Inmediatamente lo llamo a la casa, a ver si nos puede ayudar pero en su contestador nos informa que se fue a nadar un rato al club.

Buster Keaton inedito

Estoy en el cine loca de la emoción porque voy a ver la película inédita de Buster Keaton, en la que él es un niño o hace de niño tipo Billy Elliot. Y baila por las calles de Kansas siempre acompañado por un perro y un gato bebé y usa un tapado diseñado por mi abuela Juana que es un primor. La sala no está muy llena pero tampoco dejan ingresar más gente. La función es increíble y dura 10 horas sin cortes. Yo no me quiero ir pero me suena el teléfono y además es la hora del noticiero y necesito saber las novedades del mundo.
Rodolfo Barili de Telefé noticias comenta que en Vicente López hay una perra condecorada por salvar a 12 viejitos de morir en un incendio. Se llama “Chipi” y ya está todo arreglado para que le hagan un monumento. En eso muestran la foto en la pantalla y a mí me parece reconocerla de “El navegante”. Pongo el dvd y veo a la perra de Vicente López cuando todavía no era conocida moviendo la cola por las calles de California, saludando a los vecinos junto a Alfredo, “el hombre con la cara de Buster Keaton”. Busco un cospel para llamarlo por teléfono. Tengo que decirle que lo estoy viendo triunfar.