El 911

Estoy durmiendo tranquila hasta que siento un ruido extraño en la cocina. Me levanto descalza para ver qué pasa: el gato tiró el recipiente con agua. Se lo lleno y cuando me estoy volviendo a la cama, escucho otro ruido pero esta vez en la terraza. Me acerco a la ventana sin prender la luz del patio y veo que cuatro hombres fuertemente armados están discutiendo entre ellos, señalando el jardín de Olga. Inmediatamente me tiro al piso y voy reptando hacia el escritorio en busca del teléfono. Hago tres llamadas. Primero a mis padres para avisarles que no se muevan de la casa. En segundo lugar al 911, que como no entienden lo que les digo me cortan una y otra vez. Y en tercer lugar a mi vecina que del susto, empieza a gritar desesperada. Corto y vuelvo reptando a la cocina para ver cómo siguen las cosas por ahí. Los hombres se han ido por el techo de la casa de mis padres hacia el techo de al lado y ahí cargan nuevamente sus armas. Yo vuelvo a llamar al 911 y me dejan en espera lo que me pone de muy mal humor. En ese momento, mi papá toca el timbre de casa. Yo no comprendo por qué está en la calle si les dije claramente que no se movieran. Bajo corriendo las escaleras y lo obligo a entrar, lo obligo a quedarse quieto en un sillón del living. Quieto y en silencio. Vuelvo a la cocina. Los tipos están nuevamente en mi terraza. Tiran un par de macetas pero a mí mucho no me importa porque están vacías. Hablan entre ellos. Encienden cigarrillos. Se ponen unas gorras de lana en la cabeza. Y saltan hacia el jardín de mi mamá. En ese momento, suena mi celular. Son los del 911 para verificar mi denuncia. Les pido que se dejen de hinchar y que vengan para el barrio ya mismo. Y corto.
Cuando voy a ver a mi papá, descubro que se ha ido y que la puerta de mi casa está abierta de par en par. Todavía no amanece pero mi tía se pone a regar las plantas y mi mamá le da charla. No entiendo qué les pasa. Les repito que hay hombres armados en nuestra casa y ellas como si nada. En medio de la desesperación, meto a los gatos en un bolso y los llevo a la casa de Tere, la vecina de enfrente, que me recibe en camisón y de lo más tranquila.
-Estamos en situación de riesgo. Cuidalos hasta que venga la policía.
-Sí, sí. ¿Querés un mate?
¡No! No quiero un mate. No tomo un mate. Quiero que alguien me ayude. Ahora los tipos están entrando a la casa de mi mamá. Yo corro hacia ellos e intento desarmarlos. Me disparan. Una y otra vez. Dicen que fue accidental. Llega la gente del 911. Charlan con mi mamá. Mi tía sigue regando las plantas. Los tipos ahora están en mi balcón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s