The Best

Jack Nicholson me deja sola en un bar medio pelo, lleno de gente extraña. Creo que no me voy de ahí porque está Carlitos, un viejo compañero de trabajo. Lo saludo con la mano y me acerco. Nos sonreímos. Entonces aparece Javier Bardem y nos pide que vayamos hasta su mesa. Una vez allí, nos da unas tarjetas para completar. Lo que nos está pidiendo son datos muy personales como número de teléfono, grupo sanguíneo, dirección… Lo miro con desconfianza y me niego a participar. Tengo miedo de que me pase algo malo. Estoy leyendo muchas novelas policiales y esto no está nada bien.
-Sólo si llenás esta tarjeta te voy a poder dar un mensaje para tu vida. Un mensaje del Señor.
Carlitos obedece y le da su tarjeta llena. Bardem la mira y le entrega una hoja azul tamaño A4 con un mensaje alentador. Un buen mensaje.
Entonces yo completo mi ficha, no del todo convencida, y se la entrego.
Bardem niega con la cabeza y me mira serio.
-No vas a crecer nunca, verdad? ¡Esto es una pena! ¡Una pena!
Me extiende sobre la mesa una hoja color amarillo A3 con un montón de marcas en rojo señalando todo aquello que hago mal día a día.
Carlitos me mira. Me siento intimidada, me duele el pecho. No me gusta lo que pasa aquí. Quiero volver a casa.
-Tenés que proponerte más desafíos, Susi -me dice Carlitos.
En eso lo veo a Cristian Castro. Lo saludo agitando la mano. Está sentado junto a un letrero de neón con una palmera a un costado que dice: “THE BEST”.
-A ver si te animás a darle un mensaje a él -digo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s