Casa en venta

Estoy con Bet, la productora de mi trabajo, en un departamento que está ubicado en la esquina de mi casa, seleccionando la ropa de nuestro jefe. Hay mucha gente que entra y sale todo el tiempo; gente que yo conozco. También hay muchos percheros. Entonces unas chicas hablan de Roberto, uno que al parecer trabaja con nosotras y que es muy buen mozo. “Es amigo de mi familia”, comento sacando una foto en la que él me tiene a upa el día de mi bautismo. Ellas me miran y sonríen. Camino hacia el palier y me meto en un auto que está en la puerta. Algo pasa ahí porque inmediatamente me falta el aire. Le digo al chofer que me quiero bajar, que no cierren las ventanas. “Me ahogo”, grito. Vuelvo al trabajo y me quedo esperando ahí un rato mientras me recupero. En eso veo entrar a Flavio Gueller, un periodista con el trabajé hace muchos años. Nos saludamos. Él comenta algo de unas fotos que yo sacaba en aquella época y yo asiento feliz de que recuerde esos detalles.
-¿Dónde vivís?
-Acá enfrente.
Flavio corre las cortinas del ventanal para ver mejor. Yo señalo una casa grande de color gris con jardín delantero.
-Ahí.
-Ah, cierto. Ahora me acuerdo -dice él-. Pero está a la venta, Susana. ¿Te mudás?
El cartel de O’duch propiedades es gigante. Tapa prácticamente toda la entrada.
Me duele el pecho del miedo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s