Capullos de lavanda

Estoy en la casa de mi amigo Guille pero en realidad ya no es su casa y tampoco está él ahí. Sólo hay una foto suya que lo representa. Me preparo un té con leche y pongo un dvd en el que aparecen las instrucciones para preparar una buena salsa de tomate. Como no me interesa demasiado, apago y me voy a comprar flores al negocio de la esquina. Allí, una coqueta Drew Barrymore me explica que para preparar albucema se necesitan gatos pisadores de capullos de lavanda y ahí nomás me da un ejemplo concreto mientras yo la miro con el ceño fruncido. En ese momento, aparece mi amiga Guadalupe LaMatancera por skype desde Palm Beach. Nos cuenta que está parando en la casa de Justin Long, el ex de Drew. De pronto nos convertimos en la gran familia “Barrymore Long”: hasta hay una madre “vidente” que me explica cómo limpiar mi propio cielo con la mente empleando para ello, unos dibujos muy parecidos a los que usan los meteorólogos en los programas de televisión. Practico y practico hasta que por fin me sale. Lo único que no puedo lograr es detener la lluvia cuando cae horizontalmente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s