Terapia

Estoy en medio del trailer de una película de Alberto Fuguet junto a Pablo Cerda, andando en bicicleta por Las Condes. Mi nombre no aparece en los créditos pero no hay dudas de que soy yo y es mi vida la que se ve en el cine. Por eso decido ir a lo de mi analista a charlar lo que me pasa. Pedaleo y pedaleo y me topo con mis padres que de pronto están en una película de Woody Allen en blanco y negro. Mamá -ahora Meryl Streep- me avisa que hay pie de durazno en la heladera pero que no es para mí sino para la hija de la vecina. Yo no la escucho y voy directo a mi cuarto aunque ya no viva ahí. El amigo de unos amigos se está decolorando el pelo en mi baño mientras yo lo observo horrorizada porque creo que está cometiendo un gran error. Cuando termina y vemos el resultado, él se quiere matar. Se da cuenta de que parece más una chica que un chico; se siente extremadamente afeminado pero yo logro consolarlo con una serie interminable de productos capilares para que su pelo luzca brillante y sedoso, como recién lavado. Me sonríe y acto seguido me invita a ver una película en el cinemark Chile. Acepto encantada y mientras chequea la cartelera, yo me tiro en la cama y le empiezo a contar a Bob Dylan, que está sentado en un sillón con un anotador en mano con lo cual deduzco que ahora es mi psicólogo, que la calabaza me hace mal y que prefiero el whisqui al vino.

2 thoughts on “Terapia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s