La mafia

Estoy amenazada por la mafia y tengo 45 minutos para abandonar mi casa. Como sé que es un simulacro, que en realidad voy a irme por unas horas mientras ellos dinamitan mi hogar, sólo me llevo unas pocas cosas. Con los gatos caemos en la casa de mi amigo Vaisman, que ahora vive enfrente. Dejo el bolso en un sillón, apagamos todas las luces del departamento y nos tiramos al piso para poder mirar cómo la mafia vigila la zona; cómo pasan con sus autos disparando. Mi mamá no sabe nada y llama a la policía pero como nosotros le intervenimos el teléfono, podemos parar el desastre. En eso aparecemos frente a frente con Maicol Corleone. Y yo me digo: “esto no es bueno. si entrás a tu casa y te encontrás a Maicol Corleone no puede ser algo bueno”. Vaisman me pregunta si comemos kosher o chino y yo me quedo pensando. Maicol nos habla y nosotros evidentemente decidimos ignorarlo y le bajamos el volumen. “¡Kosher!”, exclamo mientras tomo una Cepita.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s