La boda

Estamos en el casamiento de unos amigos en un bote-isla en Claromecó.
Hay farolitos de colores por todos lados y yo quiero llevármelos a mi casa porque parece que en mi barrio no se conisiguen y me hacen recordar a la navidad. O eso es lo que le comento a la novia cuando la saludo. Mi amigo Eduardo me agarra de la mano y yo aprovecho y le pregunto:
-¿sabés por qué esto terminó en boda?
Eduardo me hace callar. Parece que estoy hablando fuerte.
En las mesitas -preparadas por Juliana López May- hay muchas flores comestibles y hongos de los buenos. Y nos convidan con unos ponches servidos en vasos muy pequeños como dedales pero que requete emborrachan. Yo tomo dos y al rato hablo en nepalí claramente. Y todos me entienden pero me responden en castellano o inglés mientras posamos para las fotos que automáticamente se autopublican en flickr.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s