Y de nuevo Culkin

(Me encanta cuando dejo de lado los sueños con pocas locaciones o pocos actores y me meto de lleno en un desfile de gente que lo vuelve todo aún más confuso)

Parece que estoy teniendo una aventura con alguien. Un tipo cuya cara recuerdo perfectamente pero en realidad la cara no tiene nada que ver con su identidad. Es decir, podría haberse puesto esa cara para despistarnos a todos pero acá lo que cuenta es lo que yo vi en su documento después. (y que no voy a develar porque ahora mismo ya no lo recuerdo)
Cuando nos despedimos -él se queda en mi casa, descansando y yo me voy por ahí-, camino por Avenida Maipú para el lado de Martínez o La Lucila. Y ahí me la cruzo a Viva Amorena. Vamos para el mismo lado pero tenemos grandes dificultades para conseguir un taxi. La cuestión es que me angustia saber que estoy llegando tarde. Entonces la dejo sola unos minutos y me subo a un auto de la policía y le pido al señor que me auxilie.
Acto seguido aparezco en un lugar que se parece muchísimo a la vieja Radio El Mundo, la que estaba en la calle Perón. Pero acá se ve totalmente remodelada. Y las locutoras son: Amorena, Marianela Torres (que es una ex compañera mía del secundario) y Choly Berreteaga. En un principio quedo shockeada por la novedad y aunque sé que yo no trabajo ahí, me pongo a hacer tareas de producción con Javier Greco (colega locutor) y Maculay Culkin. Maculay me pasa unos papeles sobre la verdadera historia de Elizabeth Taylor pero Greco lo detiene y comenta: “ella a mí me defraudó mucho porque nunca protestó ante la gerencia cuando la despidieron. Tendría que haber peleado más”. Yo los miro y decido que voy a ir a pelear. Entonces entro por un pasillo muy raro, oscuro… lynchiano y caigo en un bar, en donde las escaleras de chapa no están sostenidas por nada. Están claramente en el aire. Todo allí es rojo. Y a mí me sirven un trago que está muy bueno pero que se evapora fácilmente y cada ronda cuesta 91 euros. El barman me mira raro y yo, aún sabiendo que se me están yendo los ahorros a la mierda, le pido otro y espero. Ahí entra el gerente de la radio, que no es otro que Vicentico. Yo le digo todo lo que pienso y él se ríe, se toma lo que hay en mi vaso y se va dejando un post it pegado en mi mano. Un post it color rosa, completamente en blanco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s